Obstáculos en el camino

domingo, 20 de marzo de 2016


Creo que si llegara un momento en mi vida en que las cosas saliesen rodadas... me aburriría, dejaría de tener emoción. Y es que siempre se me complica todo...

Tras 10 meses de búsqueda, y sabiendo que alguna alteración en mi ciclo hay... empecé mi periplo médico el pasado mes de diciembre. Actualmente no tengo ningún seguro médico privado, y además no creo que debiese ser necesario, ya dedico gran parte de mi sueldo a pagar impuestos, que entre otras cosas, pagan los costes del servicio de sanidad que demando. Es decir, que pretendo estudiar el estado de mi fertilidad por la Seguridad Social. ¿Por qué? Pues porque además de que es "gratis" (La pagamos la usemos o no...) los mejores profesionales están en ella, y después hacen horas en las consultas privadas... con lo cual, ¿Para qué voy a pagar a un profesional que puede atenderme en el hospital?.

Pues... lo tenía muy claro. y de momento voy a seguir insistiendo, pero cierto es, que muy desilusionada, porque aunque es verdad que son los mismos, parece que los billetes motivan demasiado, porque por las mañanas, en su turno público, no están demasiado por la labor de ahondar en los problemas de cada una de las pacientes. ¿Para que van a atenderlas tan fácilmente si mientras funcione mal la seguridad social tienen el sobresueldo de las tardes asegurado? Ejem...

En diciembre tenía revisión en el ginecólogo. Y pensé que era el momento de hablar de mis problemas para concebir. Mi sorpresa fue encontrarme con una consulta surrealista en la que mi ginecólogo llegó a decirme que estaría haciendo mal los test de ovulación... (Imaginad mi cara, os lo cuento en esta entrada)

Indignada con la consulta, me acerqué a mi doctora de cabecera. Cuando le conté lo sucedido no daba crédito... a veces la realidad supera la ficción... El caso es que ella me dijo que tenía edad para empezar a preocuparme, no por ser demasiado mayor, sino por las listas de espera que hay en caso de necesitar tratamiento. Entonces me dijo que ella podría pedirme cita para una consulta especializada. Pero que primero debía intentarlo con el ginecólogo. Me habían dado cita para recoger los resultados de la citología, y mi doctora me aconsejó insistirle en esa ocasión, para poder darme una cita preferente.

No solo no me dio una cita preferente. Volvió a insinuarme que ni test, ni medir la Temperatura Basal, ni nada, podía confirmarme que yo ovulaba cuando creía. Volvieron los comentarios surrealistas... "para medir bien la temperatura basal hay que hacerlo vía anal... y no creo que lo hagas"... "Los test de ovulación no valen para nada...", "Lo que tienes que hacer, que no falla, es fijarte en el flujo"... ¿Perdona? ¿Qué te crees que hago cada jodido mes? Entonces le pregunté: "Y si todos esos datos coinciden y dicen que ovulo el días 20-22 de cada ciclo?" y su respuesta... "No puede ser, porque si tienes un ciclo de 28-30 días, tienes que ovular el 14-15". ¡¡¡Dios pero que hombre más cabezón!!! ¡¡¡No escucha!!! Precisamente me preocupa que sabiendo cuando debo ovular, no lo hago en ese momento...

En fin... me dijo que siguiera intentándolo otro año más. Que a mi edad no te ven en fertilidad hasta que no llevas dos años intentándolo (Otra mentira más, por protocolo es a partir de 1 año, y de 35 en adelante a partir de los 6 meses... yo tengo 32).

Y atención. Porque la receta que me dio para quedarme embarazada fue ésta:

Receta de mi ginecólogo para quedarme embarazada 

Haciéndome este maravilloso y útil croquis, me recetó planificar mi relaciones sexuales, teniendo una cada dos días entre los días 10 y 20 del ciclo. ¡¡Pero si le he dicho que ovulo hasta el día 22 del ciclo!! "Pues entonces entre el 10 y el 25 de cada ciclo. Así seguro que no se te escapa, verás que pronto te quedas embarazada".

Se que muchas de vosotras, igual que yo, hubierais tenido ganas de abofetearlo para ver si se le pasaba la tontuna que tenía encima...

Menos mal, que viendo como se había comportado en la primera cita, mi doctora me dijo... "Si no consigues que te de cita para fertilidad, vuelve que yo te pido el volante". Y en esas estamos. Esperando al martes 29, que tengo cita con ella para que, espero que por fin, me de acceso a la consulta de fertilidad.

A todo eso, tengo un dolor insoportable en los pechos, y mucho reflujo del estómago por las tardes... ojalá no llegue ni a pedir la cita en fertilidad. Pero por si acaso, voy allanando el camino.

4 comentarios:

  1. Es indignante!!qué rabia me da cuando vamos al médico sabiendo más que él, ya que es nuestro cuerpo, y nos tratan como si fuéramos tontas y no supiéramos contar o cosas por el estilo. Si te sirve de consuelo, en la privada hay veces que pasa lo mismo y toca cambiarse de profesional. Yo me he cambiado de médico y parece ser que el que he elegido es uno de los mejores, el primer inconveniente la lista de espera, un mes desde que cogi la cita.
    Bueno tu tranquila que seguro que este mes es el tuyo, yo cuando me quedé tuve esos mismos síntomas.
    Un saludo y ánimo que todo llega, así que nuestro momento también.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por cierto me rio del esquemita!! ja, ja, ja!
      por dios! pero si hasta la peor de las aplicaciones de móvil lo explica mejor!! es alucinante...

      Eliminar
  2. jejeje, es para reírse y para llorar, según el ánimo que se tenga ese día... Ojalá llegue pronto. De momento creo que este mes tampoco será, hoy ya me ha bajado la temperatura 3 décimas, así que mañana espero a la que no quiero que venga durante 9 meses o más... qué se le va a hacer... Gracias por tus ánimos. Un besote ;)

    ResponderEliminar
  3. Aixxx, hay verdaderos energúmenos, no solo en la seguridad social, si no en todos lados. Se creen conocer mejor nuestro cuerpo, cuando nosotras ya somos unas expertas del mismo. En fin... espero que no tengas que ir a la cita, por que sería una gran noticia, pero haces bien en hablar con tu médico de cabecera.
    Ya nos irás contando. ah!! y a ese médico cuando lo veas, el próximo día escupitajo :P

    ResponderEliminar