Dilatación renal o Ectasia pielética renal en el feto

domingo, 7 de agosto de 2016

Mi pequeña fue diagnosticada en la ecografía morfológica de una Dilatación renal. En esos momentos, no tenía ni idea de qué significaba eso. Desde que escuché "renal" solamente podía imaginar una malformación en el riñón, y sentir como mi estómago y mi corazón se encogían. (Aquí os hablo sobre la ecografía de la semana 20)

Por eso, y porque no siempre los médicos se esfuerzan en que nos queden claras las cosas, he decidido compartir todo lo que tuve que averiguar yo solita para darme cuenta de que, ni era algo tan grave, ni debía disgustarme como lo estaba haciendo. Está claro que hubiera preferido que todo estuviera perfecto... sin peros, pero al fin y al cabo, existen problemas peores que éste.

¿Qué es la Dilatación renal?

La Dilatación Renal en los fetos es un hallazgo ecográfico (no un diagnóstico), que señala una posible malformación, retraso madurativo u obstrucción en el sistema urinario del bebé, que se manifiesta a través de una inflamación o dilatación del grosor renal.

Normalmente lo que se inflama es la pelvis renal, que es una especie de colector de orina en forma de embudo, que dirige la orina excretada hacia los uréteres. A veces existe una obstrucción en la salida del riñón, en la entrada de la vejiga, en la uretra, o simplemente un estrechamiento de los conductos que hace que la orina retroceda (reflujo) de nuevo hacia el riñón, provocando un aumento del mismo, sobre todo de la pelvis renal. Cuando la anomalía es grave, se manifiesta rápidamente una vez que los riñones han empezado a funcionar. (Esto ocurre sobre la semana 15). No obstante, es difícil diagnosticar una dilatación renal tan pronto, porque son muchos los fetos que sufren un pequeño desfase de desarrollo, y existen ocasiones en las que el riñón empieza a funcionar antes de que el resto del aparato excretor esté totalmente formado. El primer ginecólogo que vio algo raro lo hizo en la semana 16 y me dijo que tendría que esperar a la semana 20 para confirmar, puesto que a veces incluso las hormonas del embarazo provocaban una pequeña inflamación del riñón que podría confundirse con la dilatación renal de la que hablamos.

¿Es grave la Dilatación Renal en el feto?

(La imagen pertenece a urologiaperuana.wordpress.com

Hombre... es un problema, aunque para todo hay que relativizar. Como en otras patologías, la Dilatación renal se presenta en diferentes grados. Cuatro grados en concreto. El grado 1 es el más leve y el grado 4 o hidronefrosis grave, puede llegar a provocar un deterioro del riñón que acabe desembocando en una insuficiencia renal.
Para determinar el grado es preciso medir bien el perímetro del riñón y adecuarlo a la edad gestacional del feto. También hay que saber si la dilatación es unilateral (un riñón afectado) o bilateral (de los dos riñones).

¿Qué tratamiento precisa?

Pues cuando el grado de afectación es leve, e incluso en casos de grado 2, solamente hay que esperar, y evaluar la evolución del desarrollo a lo largo del resto del embarazo. La mayoría de las veces la afectación se soluciona por sí sola antes del nacimiento, o en los primeros meses de vida del bebé sin que se den síntomas de importancia. En el peor de las casos (dentro de este grado de afectación) puede no solucionar hasta los 3 años de edad.

Sin embargo, es posible que la evolución sea rápida y la función del riñón se vea comprometida. En ese caso, (y por eso es tan importante el control prenatal), hay que decidir que protocolo seguir según lo avanzado o no que esté el embarazo. A veces, es necesario provocar el parto lo antes posible para llevar a cabo una corrección quirúrgica, o en caso de ser posible, un caso extremadamente grave y que el bebé aún no esté lo suficientemente desarrollado, cabe la posibilidad de plantear una cirugía intrauterina, aunque esto siempre es peligroso, y por eso, solamente se utiliza en caso extremos, en los que la función de ambos riñones está muy comprometida. Pero para tranquilidad de muchas, esto ocurre muy, muy pocas veces, y eso que la Dilatación Renal es una de las anomalías más frecuentes en el embarazo (Se diagnostica en 1 de cada 100 embarazos).

Pronóstico de la Dilatación Renal, Pielactasis o Ectasia pielética renal

Muchos fetos no llegan a ser diagnosticados nunca. Otros, pasan desapercibidos por todo el control prenatal, y son diagnosticados al nacer, y otros incluso son diagnosticados meses después de nacer. Como ya os he comentado, suele ser un problema, que cuando se presenta en grado 1 o 2, llega a solucionarse por si solos. En los casos graves, siendo diagnosticados a tiempo, pueden solucionarse totalmente de forma quirúrgica.

La mayoría de las veces, los bebés que presentan una dilatación renal en parte de su desarrollo fetal o infantil, tienen mayor probabilidad de padecer infecciones de orina o infecciones renales, y por eso es importante (sobre todo en bebés) permanecer atentas a posibles síntomas como cambios en la micción, escasez de orina o fiebre.

¿Por qué me llevé el disgusto del siglo si no es para tanto?

¡Pues porque no me explicaron nada! Solo me dijeron "Tu nena tiene esto... ven dentro de un mes" "¿Y cómo es de grave?" "Pues puede tener una insufeciencia renal..." "¿Pero y qué puedo hacer...?" "Nada... solo esperar..." No me hablaron de distintos grados, y no estaban muy por la labor de darme explicaciones científicas (subestiman nuestra comprensión lingüística y científica...) Tras mucho preguntar, el ginecólogo me dio un dato que a posteriori me sirvió para tranquilizarme: la dilatación de mi peque era solo de 4 milímetros, o sea grado 1. No tenía que preocuparme en exceso.

¿Qué más hay que saber sobre la Dilatación renal?


Varias cosas:

  • Más de la mitad de las mujeres que presentan este problema en su primer embarazo, suele presentarlo en los sucesivos. 
  • La Dilatación renal es considerada un factor de riesgo que aumenta la posibilidad de Síndrome de Down u otros trastornos genéticos. Pero para ello deben darse otros factores diagnosticados, como por ejemplo una alta probabilidad detectada en el triple screening del primer trimestre, antecedentes familiares o una edad materna superior a 35 años.  Pero el diagnóstico aislado de dilatación renal no indica nada al respecto. 


Ya ha pasado casi un mes de la ecografía morfológica en la que nos lo comunicaron. Esta semana tenemos el siguiente control, y estoy deseando saber como ha evolucionado este problema. Esperemos que no vaya a más y Alma pueda quedarse ahí dentro hasta que decida nacer por sí misma. Confío en que así sea. Lo cierto es que hasta ahora no había escuchado nunca hablar de este problema. 

¿A alguno de vuestros bebés también se lo diagnosticaron?







7 comentarios:

  1. aiiii no aguanto cuando los médicos nos sueltan noticias así sin mas y ale siguiente paciente ...
    Yo tengo problemas de riñones y me asusta mucho el hecho de que mi futura prole también tenga problemas renales.. Precisamente hoy he estado en una consulta con obstetricia y no me han contestado a ninguna de las preguntas que les he hecho sobre como puede afectar mis afecciones renales a la evolución del feto durante el embarazo incluso a mi misma. Y si me pongo a buscar en don-google.... me vuelvo loca encontrando información que me da mas miedo todavía.

    A ver si en la siguiente consulta de reproducción me aclaran un poquito mas este tema.

    ¡Un saludo!!!

    ResponderEliminar
  2. Hola, quisiera saber cómo te fue en tu embarazo después de tu consulta. justo hoy tuve cita con el ginecólogo y mi hija presenta un riñón 5 mm más grande q el otro, tengo 18 semanas. Me siento muy triste, el doc. Me ha advertido del síndrome de down y tengo 28 años de edad. Me siento devastada pero me tranquilizo mucho leer tu post, ojalá pudieras contestar como te fue. Muchas gracias por compartir. En una semana tendré otro ultrasonido estructural para observar a más detalle el riñón de mi hija. :/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Perdón, no había visto tu comentario, sino, hubiera contestado antes... Mi nena está completamente sana. A las 24 semanas hicieron un nuevo control y las medidas estaban dentro de lo normal. Yo también me asusté mucho, porque además tenía el fémur corto, y eso también eran factores de riesgo ante anomalías como el síndrome down. Durante todo el embarazo siguió con el fémur corto, y bajo peso fetal, pero gracias a Dios nació sanísima. Hace unos días cumplió 9 meses sin ningún tipo de problemas. Ese fue mi caso, obviamente tendrán que seguir el tuyo. Lo que si te digo es que tengas paciencia, es muy pronto para valorar. Los riñones empiezan a funcionar en las semanas 15-17, y hasta semanas después pueden presentar aspectos "extraños" mientras terminan de formarse. Confía en los doctores y tranquilizate, es importante que no te estreses demasiado en el embarazo. Ojalá tengas muchas suerte y todo quede en un susto. Un abrazo!

      Eliminar
  3. Hola a todos:

    Os cuento mi experiencia por si a alguien le ayuda. Lo escribo en dos comentarios porque es muy largo y no me deja en uno. Soy mamá de un niño de 9 meses que tiene ectasia piélica severa. Vivo en Barcelona y tanto el embarazo como los posteriores controles los he hecho por la Seguridad Social (Maternidad y Sant Joan de Déu). En la ecografía de la semana 20 le detectaron ectasia piélica leve en el riñón izquierdo. El tamaño de los riñones era igual. Los mensajes de todos los médicos fueron muy tranquilizadores: me dijeron que en un porcentaje muy elevado de casos se trataba de una cuestión madurativa que se solucionaba sola durante el embarazo o en los primeros meses de vida. No fue su caso. Desde que se lo detectaron me fueron haciendo ecografías periódicas cada mes y medio para ver la evolución: la dilatación fue aumentando hasta nacer con una de 15 mm. Aparte de este problema, es un niño sanísimo.
    El primer mes de vida tomó una dosis profiláctica de antibiótico cada noche (son pacientes con predisposición a tener infecciones de orina), después le hicieron una ecografía (en la Maternitat) para confirmar si la dilatación seguía igual o había cambiado. Una vez confirmaron que estaba igual me derivaron al hospital Sant Joan de Déu, al servicio de urología y nefrología infantil. El pediatra de la Maternitat le retiró el antibiótico y en el Sant Joan de Déu nos dieron hora para hacerle un renograma y una cistografía con dos meses. El renograma consiste en inyectarle en vena un líquido de contraste y ver el funcionamiento renal. En su caso, el riñón derecho funciona bien y el izquierdo tiene una función ligeramente disminuida (33%, cuando los valores normales deben estar entre el 40 y 50 en cada riñón). La cistografía es una prueba aún más invasiva: lo sondan y le introducen otro líquido de contraste para valorar si tiene reflujo y/o obstrucción en la uréter. Debo decir que los profesionales del Sant Joan de Déu le hicieron las pruebas impecablemente. El niño lloró, lógicamente, pero teniendo la fimosis fisiológica normal de todos los niños en los primeros años de vida, lograron introducirle la sonda a la primera.
    El problema vino después, este tipo de pruebas tienen riesgo de provocar ITU (infección tracto urinario). Las enfermeras nos preguntaron si el niño estaba tomando antibiótico en el momento de hacerle las pruebas, y les dijimos que no, que ya se lo habían retirado. Nadie, ni el urólogo ni el nefrólogo, nos advirtió de que debíamos retomar el antibiótico. Consecuentemente, a los dos días de las pruebas, el niño tuvo una ITU que le subió hasta el riñón: pielonefritis. Estuvo una semana ingresado, fue muy duro, porque sólo tenía 2 meses y tuvieron que hacerle más pruebas invasivas (entre ellas, una punción lumbar) para descartar otras enfermedades. Aún no sabemos por qué, pero el niño negativizaba las pruebas de ITU. Hablando con la pediatra del centro de salud nos dijo que el urólogo debía haberle recetado antibiótico para hacerle las pruebas.
    Comento esto porque, a pesar de que sigo creyendo que mi hijo no puede estar en mejores manos que en los especialistas del Sant Joan de Déu, también creo que se equivocaron al no informarnos de que debía retomar el antibiótico. No volveré a hacerle ninguna prueba invasiva sin darle antibiótico durante el día de antes, durante y el día después de las pruebas (estas dosis están habladas con otros urólogos de la Fundación Puigvert, pedimos una segunda opinión).

    ResponderEliminar
  4. Después de esta primera ITU, nos dijeron que debía retomar la dosis profiláctica de antibiótico cada noche. Los meses fueron pasando y todo fue bien hasta mediados de julio, en que el niño volvió a tener fiebre, con casi seis meses.
    Para futuros papás de niños con esta enfermedad: ES MUY IMPORTANTE QUE ANTE CASOS DE FIEBRE, AUNQUE SEA BAJA, LO LLEVÉIS INMEDIATAMENTE AL CAP A DESCARTAR INFECCIÓN DE ORINA. Lo fui a buscar a la guardería y me dijeron que había tenido 37,5º. Le di apiretal, lo llevé al centro de salud y allí le pusieron una bolsita en el pene con tiras reactivas para saber si la orina tenía alguna bacteria. Dio positivo y lo tuvimos que llevar de urgencias al hospital, donde lo ingresaron cinco días. No volvió a tener fiebre, pero a estos pacientes tienen que ingresarlos para darle antibiótico de espectro general en vena hasta que se tengan los resultados de los cultivos y se sepa exactamente qué bacteria ha ocasionado la infección. Todo el mundo nos felicitó porque habíamos actuado muy rápido y prevenido que la infección fuera a más y pudiera llegar al riñón, que es lo que hay que evitar. El tema de los hospitales da para otro hilo, pero resumiendo, siempre lo tienen que sondar para extraer una muestra estéril de orina y después le ponen la vía para administrarles antibiótico.
    Hasta día de hoy, no ha vuelto a tener ITU, pero somos conscientes de que nuestro hijo es una bomba de relojería. En cualquier momento puede tener fiebre y, aunque sólo sea por una gripe, tendremos que llevarlo al CAP de urgencias o al hospital para que descarten ITU. En nuestro caso, si no vuelve a recaer, se le repetirá la cistografía al año de vida. Por lo que sé y nos han contado los médicos, es una malformación CON EXCELENTE PRONÓSTICO. Es decir, se acabará solucionando solo o se operará. Entre medias, lo pasas mal, claro, pero también aprendes mucho.
    Cuento todo esto porque, aunque es cierto que la mayoría de casos diagnosticados en la ecografía morfológica se resuelven espontáneamente, puede que alguien quiera saber lo que pasa si no es así. Cada paciente, por supuesto, tiene sus particularidades. Desde que se lo diagnosticaron a nuestro peque estuve buscando foros y experiencias similares en internet y encontré poca literatura sobre el tema en castellano (sí hay bastante en inglés). Es duro, pero no es el fin del mundo. Nosotros no tenemos familia en Cataluña y hemos pasado por estos malos tragos solos y puedo decir que de todo se aprende y todo se relativiza. No os voy a decir que no os preocupéis, porque es inevitable, pero sí que el pronóstico es bueno y que, aunque tienen más propensión a las infecciones, hay algunas medidas que se pueden tomar para prevenirlas: lactancia materna, limpiarle el culito de delante hacia atrás, cambiarle con frecuencia, que el nene beba mucha agua, no llevarle con ropas muy ajustadas… Si además lo llevas al centro de salud en cuanto tenga fiebre para detectar la infección cuanto antes, tienes mucho ganado. No podemos cambiar el hecho de que nazcan así, pero sí que reciban el mejor tratamiento posible y acompañarlos en el proceso. Espero haber ayudado a alguien :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mónica, he contado bajo un poco mi situación. Tu le diste augmentine de profilaxis o que antibiótico?? Le daba diarrea??

      Eliminar
  5. Buenas, yo acabo de tener una niña con ectasia en un riñón, en la última eco en el embarazo me dijeron que tenía 25 mm de dilatación, que es mucho. El pediatra me mandó antibiótico 0.5 de augmentine al dia. Le hicieron eco a ella a los 4 días de nacer y la dilatación es de 6 mm, osea no tanto como decía el gine. De momento sigo dándole el antibiótico xq tiene un poco dilatado los calices y le vuelven hacer eco en 15 días. Alguien le ha dado augmentine a su bebé??

    ResponderEliminar